Estilo de vida saludable gracias al running – análisis de un estudio

Categorías

Los deportes recreativos contribuyen positivamente a la calidad de vida y la salud. Pero, ¿Cuáles son las ventajas? ¿Hay alguna desventaja? ¿Qué impulsa a una persona a correr? Lo averiguaremos analizando un artículo científico.

En este artículo de blog abordaremos el tema de las carreras de larga distancia en el contexto del deseo general de un estilo de vida saludable. En la percepción pública, correr se presenta como una actividad que promueve la salud más que cualquier otro deporte. Desde la década de 1970, correr como actividad de ocio se ha vuelto cada vez más importante y popular y el número de corredores aficionados ha ido creciendo año tras año.

Sin duda, una gran influencia son los innumerables maratones y eventos internacionales de carreras que se organizan en muchas ciudades importantes. La imagen que transmite el running es la de un deporte que también contribuye a la consecución de objetivos de “salud y bienestar”, como la lucha contra la obesidad, el incremento de las actividades de ocio y la búsqueda de una mejor salud física y mental. “Correr se ha convertido en una experiencia casi espiritual, sensual y poética que puede mejorar la calidad de vida del participante” (Bale, Paisajes del Deporte Moderno, 1994).

El estudio científico en el que se basa nuestro artículo pretende comprender las experiencias de un grupo de “participantes del ocio activo” (en nuestro caso, corredores de fondo) y analizar las ventajas/inconvenientes que estas experiencias han traído en relación a los conceptos de salud y bienestar. Uno de los conceptos clave que surgieron de la investigación es el siguiente: La razón principal por la que las personas eligen correr como actividad recreativa es el deseo de alcanzar por un estilo de vida saludable. A partir de este hallazgo el estudio derivó cuatro subtemas principales que analizaremos a continuación.

El deseo de hacer ejercicio

El primer tema es el deseo de hacer ejercicio y moverse a diario. Muchos corredores sienten una necesidad intrínseca de participar en este deporte y las razones son muchas:

  • Para mantener un buen nivel de forma física.
  • Para escapar de las preocupaciones y ansiedades de la vida.
  • Para escapar de las presiones de la vida cotidiana.
  • Para ganar un sentido de identidad y pertenencia a un comunidad.
  • Pérdida (o control) de peso.

Así, el estilo de vida saludable buscado se relaciona tanto con la salud mental como con la física.

La adicción a correr

Si bien enumeramos una larga lista de beneficios de correr en la sección anterior, este segundo subtema destaca un impacto negativo que tiene correr en algunos participantes: la adicción. Sin embargo, los sentimientos que resultan de esta adicción también pueden ser positivos. Por ejemplo, la dedicación, la voluntad de superar un reto, la posibilidad de olvidar los problemas de la vida o el ejercicio como antidepresivo.

Corresponde al corredor reconocer dónde está el límite y en qué punto el deporte se convierte en una obsesión con consecuencias casi autodestructivas. Algunas personas practican el ejercicio compulsivo por razones similares (por ejemplo para hacer frente al estrés cotidiano) mientras que otras recurren al alcohol o a las drogas. Aquí hay una lista de posibles consecuencias negativas de los deportes obsesivos.

  • Daño al propio cuerpo (deportistas que siguen entrenando a pesar de una lesión porque se sienten culpables de quedarse en casa y no hacer ejercicio).
  • Daño a la salud mental (obsesión enfermiza por alcanzar objetivos).
  • Impacto en el entorno social.
  • Mal humor.
  • Aumento de la tensión.
  • Fatiga
  • Pérdida del apetito.
  • Insomnio
  • Obsesión por la dieta y la nutrición.

Así que estos escollos por hacer demasiado ejercicio existen en algunos corredores. Pero el ejercicio excesivo es una excepción, a pesar de los muchos puntos desencadenantes. Por cierto, un plan de entrenamiento personalizado como running.COACH puede ayudar a mantener el entrenamiento bajo control y evitar el sobreentrenamiento. En cualquier caso, es importante recordar lo siguiente: ¡la recuperación es tan importante como el propio entrenamiento!

Aumento de la autoestima

Un tercer efecto que tiene correr en los participantes es un aumento de la autoestima. Los beneficios de este deporte para nuestra salud mental son evidentes: en las entrevistas se evidenció repetidamente una sensación de pura alegría y euforia, que es típica después de hacer ejercicio. Estas emociones ayudan a eliminar los sentimientos negativos y al mismo tiempo aportan la fuerza y ​​energía necesarias para afrontar las situaciones complejas del día a día. En particular, la autoconciencia juega un papel importante: la resistencia y la concentración que se muestran durante la carrera se pueden transferir a la vida real, es decir, a la forma en que enfrentamos los problemas. Puede servir como un impulso mental adicional cuando te sientes triste, cansado o no estás preparado para una tarea.

Por cierto, el «subidón natural» que a veces ocurre durante la carrera se denomina «subidón del corredor» es un estado psicofísico caracterizado por relajación, euforia y una sensación de bienestar y desencadenado por la liberación de endorfinas (asociadas con áreas del cerebro relacionado con las emociones). En la práctica, el cuerpo se “intoxica” con las drogas que produce.

Estética

Finalmente, lleguemos al último subtema que está íntimamente relacionado con la sociedad en la que vivimos. Especialmente en el mundo occidental, la apariencia externa juega un papel central. Para muchos corredores la razón de correr es el atractivo/apreciación de su cuerpo. Incluso se denomina “proyecto corporal” (Shilling, The Body and Social Theory, 2003) en el sentido de que una persona decide empezar a correr para remodelar su cuerpo e identidad individual a través de la “gestión” y el “mantenimiento”. La funcionalidad y la estética están conectadas y este es el aspecto más importante para muchos corredores.

No se trata solo del valor que transmite el deporte sino también del valor simbólico que encarna. El cuerpo delgado contrasta fuertemente con la sociedad sedentaria en la que vivimos hoy. Esto crea la imagen de una persona saludable, disciplinada y culturalmente comprometida.

Conclusión

Este estudio científico ha revelado algunos conceptos interesantes: la actividad física practicada regularmente (en este caso, correr) tiene un gran potencial. No solo se pueden cosechar los beneficios que el correr en sí brinda al cuerpo y la mente. Correr también promueve valores sociales como el bienestar psicológico, el envejecimiento saludable y la reducción de la obesidad.

Con esto en mente: ¡Sigue corriendo!

Fuente : Correr libre: Adoptar un estilo de vida saludable a través de carreras de larga distancia

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *