Problemas en el tendón de Aquiles en corredores

Categorías

Casi todos los corredores han experimentado problemas con el tendón de Aquiles. Las fuerzas que impactan en las pantorrillas y el tendón de Aquiles durante la carrera conducen rápidamente a problemas de sobrecarga o condiciones biomecánicas desfavorables. Te aclaramos en este artículo qué se puede hacer en caso de problemas en el tendón de Aquiles.

Problemas en el tendón de Aquiles en corredores

Al correr, el cuerpo tiene que absorber el impacto causado por el golpeteo repetitivo del pie contra el suelo. En este proceso se ejerce una gran presión sobre los músculos de la pantorrilla cuyas tres partes musculares convergen en la parte inferior del tendón de Aquiles. Durante el movimiento elástico de carrera, la fuerza de contracción de las pantorrillas se transmite a través del tendón de Aquiles a las estructuras óseas del pie. Si durante esta transmisión de fuerza existen predisposiciones corporales desfavorables o mal calzado (demasiado rígido, contrafuerte del talón mal colocado) que dificultan el buen desarrollo del proceso, esto puede provocar problemas agudos o crónicos en el tendón de Aquiles.

Sin embargo, la mayoría de las veces los problemas del tendón de Aquiles se desencadenan al aumentar el volumen o la intensidad del entrenamiento demasiado rápido. El número correcto de sesiones de entrenamiento así como pautas de precisas pueden ayudar a prevenir problemas.

Tendinitis aguda de Aquiles

Cuando hay problemas con el tendón de Aquiles a menudo se lo denomina inflamación, pero esto no siempre es correcto. La tendinitis aguda de Aquiles ocurre con poca frecuencia y se identifica como un dolor sordo o punzante, especialmente al ponerse de pie y «ponerse en marcha». El dolor por presión en el área de la pantorrilla y los síntomas clásicos de inflamación como la formación de calor y el enrojecimiento también pueden ocurrir en casos aislados.

Molestias crónicas del tendón de Aquiles 

Ocurren con mucha más frecuencia. Los problemas suelen presentarse de forma insidiosa y sin los síntomas clásicos de la inflamación (calor, enrojecimiento). Al principio se desencadena una reacción inflamatoria por sobrecarga y se depositan proteínas con agua entre las fibras de colágeno. Esto conduce a un engrosamiento del tendón que a menudo se asocia con dolor. Si reaccionas rápidamente en esta fase este problema puede revertirse.

Si esta reacción no se revierte, se depositan más y más proteínas y el tendón gana volumen adicional. En casos extremos, incluso pueden desarrollarse grietas y cicatrices lo que perjudica aún más la funcionalidad del tendón. Esto es irreversible. Sin embargo, a partir de este momento el dolor se puede aliviar y el tejido restante se puede mantener.

Tratamiento de los problemas del tendón de Aquiles

Si hay inflamación crónica se debe reducir o incluso suspender el ejercicio. Dentro de las primeras 24 a 48 horas el frío local puede proporcionar alivio. El automasaje de los músculos de la pantorrilla también puede reducir la incomodidad, ya que el aflojamiento reduce las fuerzas de tracción sobre el tendón de Aquiles.

El malestar crónico a menudo se ignora al principio, ya que es muy gradual. Médicamente la terapia de ondas de choque o las inyecciones de sangre autóloga se pueden usar para combatir los problemas. En una etapa inicial los problemas se pueden abordar con entrenamiento excéntrico. Las fibras de colágeno se fortalecen por la tensión de tracción creada y también se reduce el agua almacenada.

Ejercicio excéntrico: coloque ambas puntas de los pies en un escalón, baje el talón, permanezca en esta posición por un momento y luego levante el pie hacia arriba hasta que esté de puntillas.

Este ejercicio debe hacerse dos veces al día durante 12-15 semanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *